Un pensamiento llena la inmensidad...

Alimentos iniciáticos más que iniciales. Sacros más que sagrados. Fundantes de mi ciudad lírica, de mis obsesiones, mis angustias y mis pasiones. Dadores de la brevedad, la concisión y la sencillez mucho antes de conocer a Calímaco y a otros poetas epigramáticos. Alimentos del comienzo, de cuando aún no había visto nada, no sabía nada pero ya percibía un destino escrito con letras de fuego, de un fuego que nunca se extinguiría si yo me convertía en su más celosa guardiana, en su más devota vestal...

PROVERBIOS DEL INFIERNO 

(selección; la traducción me pertenece)

The road of Excess leads to the palace of Wisdom. 

El camino del Exceso lleva al palacio de la Sabiduría.

He who desires but act not, breeds pestilence.

El que desea pero no actúa engendra pestilencia.

A fool sees not the same tree than a wise man sees.

Un tonto no ve el mismo árbol que el hombre sabio.

He whose face gives no light, shall never become a star.

Aquel cuyo rostro no resplandece jamás se convertirá en una estrella.

Eternity is in love with the productions of Time.

La Eternidad está enamorada de las obras del Tiempo.

The most sublime act is to set another before you. 

El acto más sublime es poner a otro delante de ti.

Prisons are built with the stones of the Law, Brothels with bricks of Religion.

Las prisiones están construidas con piedras de la Ley, los Burdeles con ladrillos de la Religión.

The nakedness of woman is the work of God.

La desnudez de la mujer es el trabajo de Dios.

Excess of sorrow laughs. Excess of joy weeps.

El exceso de pena ríe. El exceso de alegría llora.

The roaring of the lions, the howling of wolves, the raging of the stormy sea and the destructive sword are portions of eternity too great for the eye of man.

El rugido de los leones, el aullido de los lobos, la furia del mar tormentoso y la espada destructora son porciones de eternidad demasiado grandes para el ojo del hombre.

Joys impregnate. Sorrow bring forth.

La alegría fecunda. El dolor da a luz.

Let man wear the fell of the lion, woman the fleece of the sheep.

Deja que el hombre use la melena del león y la mujer el vellón de la oveja.

The bird a nest, the spider a web, man friendship.

El pájaro un nido, la araña una red, el hombre la amistad.

What is now proved was once only imagin'd.

Lo que ahora está probado una vez fue sólo imaginado.

One thought fills inmensity.

Un pensamiento llena la inmensidad.

Every thing possible to be believ'd is an image of the truth.

Todo lo creíble es una imagen de la verdad.

Think in the morning, Act in the noon, Eat in the evening, Sleep in the night.

Piensa por la mañana, actúa al mediodía, come al atardecer, duerme por la noche.

The tygers of wrath are wiser than the horses of intruction.

Los tigres de la cólera son más sabios que los caballos de la instrucción.

Expect poison from the standing water.

Espera veneno del agua estancada.

You never know what is enough unless you know what is more than enough.

Nunca sabrás lo que es suficiente a menos que sepas cuánto es más que suficiente.

The eyes of fire, the nostrils of air, the mouth of water, the beards of earth.

Los ojos de fuego, las narices de aire, la boca de agua, las barbas de tierra.

The weak in courage is strong in cunning.

El débil en coraje es fuerte en astucia.

As the caterpiller chooses the fairest leaves to lay her eggs on, so the priest lays his curse on the fairest joys.

Así como la oruga elige las hojas más bellas para depositar sus huevos, el predicador echa su maldición sobre los places más bellos.

To create a little flower is the labour of ages.

Crear una pequeña flor es el trabajo de años.

Damn braces. Bless relaxes.

La maldición estimula. La bendición calma.

Joys laugh not! Sorrows weep not!

¡Las alegrías no ríen! ¡Los dolores no lloran!

The head the Sublime, the heart Pathos, the genitals Beauty, the hands & feet Proportion.

La cabeza lo Sublime, el corazón el Pathos, los genitales la Belleza, las manos y los pies la Proporción.

Exuberance is Beauty.

Exuberancia es Belleza.

Sooner murder an infant in its cradle than nurse unacted desires.

Antes asesinar un niño en su cuna que alimentar deseos insatisfechos.

Enough! Or Too much.

¡Bastante! O Demasiado.

William Blake
Matrimonio del cielo y el infierno (1790).

Tan frágil manjar

Como un testamento también. Un testamento de pensamientos propios y poemas ajenos. Porque ya se sabe, toda la poesía es testamentaria. Es la voz de un muerto la que habla. Un solo poema puede oficiar ya de testamento porque no deja de ser una señal que alguien recogerá en algún momento. Una señal de que un fulano, alguna vez, tuvo algo que decir y lo dijo, no importa cómo. Por eso, aquí va un testamento poético declarado que siempre me pareció maravilloso: 

TESTAMENTO OLÓGRAFO

Dejo mi sombra,
una afilada aguja que hiere la calle
y con tristes ojos examina los muros,
las ventanas de reja donde hubo incapaces amores,
el cielo sin cielo de mi ciudad.

Dejo mis dedos espectrales,
que recorrieron teclas, vientres, aguas, párpados de miel,
y por los que descendió la escritura
como una virgen de alma deshilachada.

Dejo mi ovoide cabeza, mis patas de araña,
mi traje quemado por la ceniza de los presagios,
descolorido por el fuego del libro nocturno.

Dejo mis alas a medio batir, mi máquina
que como un pequeño caballo galopó año tras año
en busca de la fuente del orgullo donde la muerte muere.

Dejo varias libretas agusanadas por la pereza,
unas cuantas díscolas imágenes del mundo
y entre grandes relámpagos algún llanto
que tuve como un poco de sucio polvo entre los dientes.

Acepta esto, recógelo en tu falda como unas migas,
da de comer al olvido con tan frágil manjar.

Sebastián Salazar Bondy

Garra y diente

Decía en el 2001: 

Hablábamos de alimentos iniciales, alimentos sagrados, a los que les debemos cierta fidelidad. No distingo entre poesía masculina y poesía femenina, no creo que haya lugar para tal cosa; creo en la poesía humana y en lo que cada cual pueda aportar sin que interese qué forma tenga entre sus dos piernas de mono erecto sin pelos y sin paz. Por eso no hago distingos, ni reservo un cuadro aparte para las mujeres ni nada por el estilo. Coloqué a Baudelaire primero porque así fue, y, entonces, de seguir un estricto orden de aparición ella sería la segunda, pero no por ser menos sino por una mera cuestión cronólogica. Habrá más, pero éste es el poema fundacional y es trascendental copiarlo para mí ahora, ahora que voy adquiriendo esta vaga conciencia (que nunca será plena) de estar viviendo exactamente eso, tantos años después de haberlo deseado...

Digo en el 2010: 

Ya no estoy de acuerdo con esa falta de distinción (pondría discriminación, también, pero los bienpensantes se alterarían) entre poesía masculina y poesía femenina. Efectivamente creo hoy día que hay una manera femenina de decir las cosas, en todo muy diferente a la masculina. La prueba de eso intento darla en mi otro blog, justamente llamado Poematriz, donde voy caprichosamente subiendo algunos poemas míos y muchos otros de poetas, tanto amigas como universalmente admiradas por mí. Quizás la diferencia entre una escritura masculina y una femenina sea muy sutil; quizá incluso sea una distinción reciente; quizás muchos piensen que lo que diferencia a una de otra es meramente una cuestión temática. No lo sé a ciencia cierta pero sé que hay una diferencia y la celebro, la busco y la defiendo. Somos diferentes y es maravilloso que así sea. Si realmente fuéramos iguales sería el mayor de los aburrimientos...
Respecto a estar viviendo un amor de garra y diente, como tanto había querido desde mi más tierna adolescencia, hoy, a la vuelta de los años, podría decir que fue lo más cerca que estuve pero que aún no lo he vivido en su más feroz plenitud y, por ende, lo sigo esperando (y buscando).


ANIMAL CANSADO

Quiero un amor feroz de garra y diente
que me asalte a traición en pleno día
y que sofoque esta soberbia mía
este orgullo de ser todo pudiente.

Quiero un amor feroz de garra y diente
que en carne viva inicie mi sangría
a ver si acaba esta melancolía
que me corrompe el alma lentamente.

Quiero un amor que sea una tormenta
que todo rompe y lo renueva todo
porque vigor profundo lo alimenta.

Que pueda reanimarse allí mi lodo,
mi pobre lodo, de animal cansado
por viejas sendas de rodar hastiado.

Alfonsina Storni
Obras completas.

¿Qué desear si no lo que se escapa...?

Transcribo del Cuaderno de Poesía: 

En realidad, esto no es más que la reformulación de otro Cuaderno de Poesía que yo ya tenía. Era un cuaderno mucho más chico que éste, de hojas cuadriculadas y amarillas en el que me tomaba el trabajo de realizar una guarda de colores combinados (en lápices y fibras) para enmarcar los poemas con un reborde de magia y esplendor. Pero los poemas igual estaban desnudos, solos, como en una antología cualquiera, aunque no era una antología cualquiera sino una "antojolía" muy personal. Abandoné el ambicioso proyecto luego de cuatro o cinco páginas primorosamente decoradas. La idea era recolectar en ellas cualquier poema o canción que me gustase y no estuviera presente ni en mi biblioteca ni entre mis papeles. También cabían poemas encontrados al azar en un libro que consultaba para alguna materia o que consultaba por simple e irrefrenable curiosidad en la biblioteca de la facultad, y asimismo poemas que me había pasado alguna amiga una tarde de charlas en el buffet o poemas que me mandaban editoriales independientes con las que alguna vez tuve fugaz contacto... Todo sin hilo conductor alguno. Era obvio que no iba a prosperar. Pero guardé aquel cuaderno y los poemas que seguí encontrando ahora hallarán aquí su cauce natural. El cuaderno aquel se abría con dos poemas encontrados en un manual de literatura francesa contemporánea, mientras buscaba información para una desastrosa (por lo chapucera y poco inspirada) monografía sobre Jean Paul Sartre que debía realizar para promocionar esa materia. Pasaba las páginas del manual sin demasiado entusiasmo y entonces estos poemas hirieron con el brillo de su luz diamantina mis ojos y jamás pude olvidarlos: 


No soy más que palabra intentada en la ausencia,
la ausencia destruirá todo mi empeño.
Sí, bien pronto pereceré por no ser más que palabra,
y ésta es una tarea fatal y un vano coronamiento.



¿Qué desear si no lo que se escapa,
qué ver si no lo que se oscurece,
qué desear si no lo que muere,
lo que habla y se desgarra?

¿Palabra cercana a mí,
qué he de buscar como tu silencio,
qué luz si no la profunda
tu conciencia amortajada,
palabra arrojada materialmente
sobre el origen y la noche?

Yves Bonnefoy